Skip to content

SOMOS DISCÍPULOS DE CRISTO

CREEMOS QUE LA BIBLIA ES LA PALABRA VIVA DE DIOS

Visión

Formamos discípulos maduros
de Jesucristo, quienes auténticamente siguen Su ejemplo al adorar, amar y servir

Propósito

Existimos para adorar a Dios, amar al prójimo y servir a la comunidad.

Creemos En

Creemos que la Biblia es la palabra viva de Dios, escrita por hombres divinamente inspirados por Él. Es infalible, tiene autoridad, es eterna y es el fundamento de la doctrina cristiana.

Creemos que la Biblia es la palabra viva de Dios, escrita por hombres divinamente inspirados por Él. Es infalible, tiene autoridad, es eterna y es el fundamento de la doctrina cristiana.

Creemos que Dios es nuestro padre y que por ser sus hijos recibiremos la herencia de su amor y gracia. Él es amoroso, compasivo y siempre fiel a su pueblo y sus promesas.

Creemos que Jesucristo es el hijo de Dios, que fue concebido por el Espíritu Santo y nacido de la vírgen María. Creemos en Su vida libre de pecado, en Sus milagros, en Su muerte expiatoria y victoriosa, en Su resurrección, en Su ascensión a la derecha del Padre, Su interseción constante y Su pronta venida.

Creemos que el Espíritu Santo es el Espíritu de Dios, cuyos frutos y dones se manifiestan en la vida de los creyentes. Él capacita a los hombres para que entiendan la verdad, exalta a Cristo, conforta y cultiva el carácter del cristiano hasta el día de la redención final.

Creemos que existe un cielo y un infierno. Creemos que el aceptar el perdón y salvación de Cristo a través de su sacrificio en la cruz, nos permite pasar la eternidad con Él en el cielo.

Creemos que el hombre es hecho a la imagen de Dios. El hombre fue creado en comunión con Dios, sin embargo por el pecado fue separado del Padre. Como resultado, el hombre no puede obtener la reconciliación con Dios por sus propias obras. Solo a través de la gracia de Dios por medio de Jesús, la humanidad puede reconciliarse con el padre.

Creemos que todos somos pecadores y que recibimos la salvación de manera gratuita, si por fe aceptamos a Jesucristo como Salvador y Señor, quien con su propia sangre nos redimió y dio vida eterna.

Creemos que la Iglesia es el cuerpo de Cristo, conformado por una comunidad de creyentes bautizados, comprometidos con Su obra y sometidos a Sus enseñanzas. La Iglesia cumplirá con su propósito trabajando unida para compartir el evangelio a todos los hombres y dando la gloria a Dios.

Creemos que el bautismo es un acto de obediencia que simboliza la fe del creyente en un Salvador crucificado, sepultado y resucitado, la muerte del creyente al pecado, el sepultar la vieja vida, y la resurrección para andar en una nueva vida en Cristo Jesús. El bautismo cristiano es el acto de sumergir en agua al creyente en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

La cena del Señor es un acto simbólico de obediencia mediante el cual los miembros bautizados de la iglesia, recuerdan la muerte de Jesús y anuncian Su segunda venida, al participar del pan y del vino.

Nuestra historia comienza así

En septiembre de 2007 un grupo de familias junto al Ps Alex y su esposa Suanly comenzaron una iglesia en Kendall, en las instalaciones de First Baptist Church of Westwood Lakes que llegaría a ser conocida como Iglesia Cristiana de Miami. Luego decidieron moverse a un salón de banquetes ubicado en Bird Road y la avenida 127, hasta fines del año 2007. Fue en ese período que el pastor Alex comenzó a conversar con el director de la escuela McMillan Middle School, con la intención de alquilar el auditorio de la escuela. En enero de 2008 ICMiami comenzó a tener sus reuniones cada domingo en el auditorio McMillan.

Durante la semana la iglesia se reunía en las casas. Con el tiempo, los pastores comenzaron un grupo de jóvenes en su propio hogar, que luego se trasladó a la propiedad de la Iglesia Bíblica Bereana, bajo el liderazgo de Daniel y Kathy Guerra. Cada domingo la iglesia era instruida en la Palabra por diversos maestros de la congregación. Además se desarolló un ministerio de grupos pequeños que a su vez contribuyó a la formación de varios líderes. Estos grupos se han convertido en una de las columnas de nuestra congregación. En todo este proceso la iglesia vivió diferentes etapas, pero en todas la mano de Dios la sostuvo y guió con poder.

Hoy, 12 años después, ICMiami comienza una nueva temporada. Una vez más Dios nos muestra su fidelidad permitiéndonos alquilar la propiedad de una iglesia en Kendall donde funcionamos cada semana y desde donde continuamos  soñando y realizando los proyectos que Dios nos ha confiado. Como todo nuevo comienzo, este también nos llena de pasión y nuevas expectativas, desafiándonos a cumplir la misión a la que el Señor nos ha llamado.  

La palabra que Dios nos regala para esta nueva etapa es Isaías 43:19, que dice así: “He aquí yo hago cosa nueva; pronto saldrá a la luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.” 

No tenemos una pizca de dudas, Dios ha preparado cosas maravillosas para el futuro de esta familia de fe. ¡Te invitamos a ser parte de la gran visión que Dios ha sembrado en nuestros corazones, y que estamos comprometidos a hacer realidad cada día de nuestras vidas!